Punta Viento: una reserva natural única en el sur

By |2011-07-03T10:10:26+00:0003/07/2011|

Esta Reserva Natural fue declarada como tal en el año 2008, por la Ley 92, gracias a la gestión e iniciativa de la Organización Ambiental Amigos de la Naturaleza de Patillas. (fotos por Marielisa Ortiz Berríos)

MIRA EL VIDEO

Por Marielisa Ortiz Berríos

El ecosistema presente en la Reserva Natural Humedal Punta Viento en Patillas invita al visitante a detenerse a observar, respirar, escuchar, palpar y sentir todo lo que acontece a su alrededor. Y es que la naturaleza que allí habita posee una serie de atributos que la hacen un lugar único.

Lagunas herbáceas, salitral, praderas de yerbas marinas, arrecifes de coral, bosques de palo de pollo y lagunas de agua salobre, son algunos de los recursos naturales que se encuentran en esta zona costera ubicada al sureste de Puerto Rico. Además, allí viven los cuatro tipos de mangles: botón, negro, blanco y rojo.

En la foto se observa el tanino, sustancia que segregan algunos árboles.

Esta Reserva Natural fue declarada como tal en el año 2008, por la Ley 92, gracias a la gestión e iniciativa de la Organización Ambiental Amigos de la Naturaleza de Patillas, que agrupa a vecinos de distintos sectores del pueblo y cuyo objetivo es desarrollar actividades educativas y recreativas dirigidas a promover la conservación, protección y el uso adecuado de los recursos naturales de Patillas.

Para llegar a esta reserva se toma un trecho vecinal, desde la PR-3, que en tiempos de la corona española era un camino real. “Son muy pocos los caminos que quedan en la Isla con ese dato histórico, que cuando se establecieron los cultivos en las costas eran los accesos que se establecían para el paso”, explicó Luis Francisco Baerga, presidente de la organización sin fines de lucro. Esta vereda conduce a la Playa Las Lajas, distinguida por su conglomerado de rocas, y utilizada comúnmente por los surfistas. El área natural cuenta con 482 cuerdas de terreno, incluyendo la zona de amortiguamiento.

El área natural cuenta con 482 cuerdas de terreno, incluyendo la zona de amortiguamiento.

“Por muchos de estos terrenos es que llegan las escorrentías de agua que alimentan al bosque de Pterocarpus (palo de pollo)”, informó Ana M. Pagán, vicepresidenta de la organización no gubernamental. “Además envían el aporte de agua dulce que necesitan los humedales aquí para su desarrollo”, dijo por su parte Baerga. En el estuario desembocan cuatro cuerpos de agua, tres quebradas y el río Jacaboa, muy importantes para el sostenimiento de los ecosistemas que habitan en el lugar. “Aquí están todos los tipos de humedales existentes en la isla, representados en esta extensión de tierra”.

El presidente del grupo indicó que el palo de pollo (Pterocarpus oficinalis) es un ecosistema de agua dulce poco común en la Isla, porque mayormente habitaban en áreas donde se cultivaba la caña y se secaban estos terrenos para aprovechar el suelo que era rico en nutrientes. “Muchos de esos bosques de Pterocarpus que eran muy abundantes hace 100 años en la Isla, de los pocos que lograron sobrevivir al cultivo de caña, uno de ellos es el de Patillas, y es el único en la zona sur de Puerto Rico, y por esa razón, y como está dentro de la reserva, lo hemos seleccionado nuestro árbol símbolo municipal”, destacó Baerga. En la Reserva Natural también habita, en menor cantidad, el árbol corazón cimarrón o cayur (Annona glabra), que echa una fruta comestible. En Punta Viento también se encuentra un bosque de palma real dentro del manglar.

En Punta Viento habita el palo de pollo (Pterocarpus oficinalis), ecosistema de agua dulce poco común en la Isla.

Amenazada la integridad natural de la reserva

La problemática que tenemos ahora es con los terrenos de amortiguamiento. El senador (Roberto A.) Arango sometió un proyecto de ley (P del S 1342) para desestimar los terrenos de amortiguamiento que se componen de terrenos privados”, señaló Pagán. La propuesta de ley tiene el fin de minimizar los costos por expropiación que incurre el Gobierno, en este caso el Departamento de  Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), en este tipo de gestión. “Pero hay una persona, de nombre Walter Furnier, que tiene un desarrollo de unas viviendas, supuestamente para personas de la tercera edad, con campos de golf, un spa, un restaurante, hasta una mini clínica”, añadió la líder comunitaria. Sin embargo, ambos indicaron que este proyecto, de nombre Esmeralda  States, aún no ha sido presentado ante la Junta de Planificación.

Por su parte, Baerga manifestó que “una vez hicimos público nuestro interés de que este lugar se designara como reserva natural, entonces él salió en el panorama y quiso restringirnos el paso hacia los terrenos que conforman parte hoy de la reserva. Puso una cerca, delimitando su territorio, y prohibiéndonos el acceso”. El portavoz comunitario indicó también que luego de este incidente se aprobó la ley de la reserva natural. El documento legal, además de proteger las áreas de importancia ecológica, designa la zona de amortiguamiento, que comprende unas 229 cuerdas, cuyo propósito es proteger el límite norte de la reserva, donde se encuentra la PR-3. Dentro de esta área, explicó Baerga, se encuentran las 70 cuerdas del propietario Furnier, las cuales el DRNA deberá adquirir por expropiación.

Para llegar a esta reserva se toma un trecho vecinal, desde la PR-3, que en tiempos de la corona española era un camino real.

De hecho, la propia ley asigna al DRNA, en el término de 120 días luego de su aprobación en 2008, confeccionar e implantar un “Plan para la Conservación y Manejo de la Reserva del Humedal Punta Viento de Patillas”. El plan debía considerar, entre otros puntos, el deslinde específico y los propietarios del área geográfica. Baerga dijo que actualmente el DRNA se encuentra en la identificación de fondos para iniciar los trabajos de mensura, deslinde e inventario.

“Si el alegato de Arango en su exposición de motivos es que la zona de  amortiguamiento no posee ni humedales ni especies importantes, por lo tanto no es necesaria, (sin embargo) lo cierto es que en la zona de amortiguamiento desembocan en Punta Viento tres quebradas y el río Jacaboa, que está justo en el medio de la propiedad de Furnier, donde él quiere construir”, destacó Baerga. Actualmente, según la página de internet del Senado, dicho proyecto fue devuelto a la Comisión de Recursos Naturales el pasado 23 de agosto de 2010.

Lagunas herbáceas, salitral, praderas de yerbas marinas, arrecifes de coral, bosques de palo de pollo y lagunas de agua salobre, son algunos de los recursos naturales que se encuentran en esta zona costera.

DRNA endosa el proyecto de ley

El secretario del DRNA, Daniel Galán Kercadó, presentó el pasado 17 de febrero de 2010, ante la Comisión de Recursos Naturales del Senado, su opinión sobre el mencionado proyecto de ley. Galán Kercadó indicó que “la designación de dichos terrenos, como zona de amortiguamiento, fue realizada por la Asamblea Legislativa sin el beneficio de contar con un análisis científico adecuado”. En este sentido, -manifestó- “tal delimitación no necesariamente responde a las necesidades reales requeridas para proteger la integridad ecológica del Humedal Punta Viento”. El Secretario también presentó en su ponencia el aspecto sobre el “incremento desmedido del costo de dicha reserva, ya que dicha zona de amortiguamiento requerirá la expropiación de propiedades privadas que enclavan dentro de la misma y que no son áreas de humedal”. El Titular del DRNA endosó la aprobación del proyecto de ley, sujeto a la consideración de algunas enmiendas.

Por otro lado, las oficiales de prensa del Secretario no pudieron brindar información sobre en qué etapa se encuentra el “Plan para la Conservación y Manejo de la Reserva del Humedal Punta Viento de Patillas”, ordenado por la ley 92.

Este artículo fue publicado originalmente en la edición de octubre de nuestra publicación.

About the Author:

Marielisa Ortiz Berríos
Marielisa fundó Atabey en el año 2010. Actualmente edita su blog Mamá Educa. Además, es comunicadora y periodista independiente. Es vegetariana, amante de la naturaleza y del café. Le apasiona cantar, tocar guitarra y cultivar su vida espiritual. Actualmente se dedica de lleno a su familia (esposo y tres hijos), a la educación en el hogar y a sus emprendimientos digitales.