Día Mundial del Reciclaje: las tres R, herramientas para el manejo de los desperdicios sólidos

By |2012-05-17T13:09:37+00:0017/05/2012|

La comunidad de Barceloneta se ha unido para educar sobre el reciclaje. (fotos por Yasmín Arbelo)

Hoy 17 de mayo se celebra en muchos países el Día Mundial del Reciclaje. La Revista Atabey aprovecha esta campaña para educar sobre la importancia de esta práctica en cada uno de nuestros hogares, centros de trabajo, y comunidades. Te invitamos a leer el siguiente artículo suministrado por la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS).

Por Gisela M. Franqui Atiles

¿Cómo se genera la basura? ¿Qué ocurre una vez colocamos el recipiente de basura en la calle? ¿Cómo se manejan los desperdicios sólidos generados? ¿Quién es responsable de la basura generada? ¿Cuál es el impacto al ambiente? ¿Qué se está haciendo para atender el volumen de basura? ¿Cuál es la situación de Puerto Rico respecto a los desperdicios sólidos? Son varias las preguntas que surgen diariamente sobre la cantidad de basura que se genera en Puerto Rico y las estrategias para minimizar el impacto ambiental. Ante estas interrogantes es importante conocer los entes involucrados en el proceso de generación de basura y su manejo para la disposición final. También, el entender que la reducción, el reúso y el reciclaje son herramientas que atienden los desperdicios generados en nuestro diario vivir.

Al presente, en Puerto Rico se generan 11 mil toneladas de basura diaria. La basura es el resultado de disponer todos los desechos generados en un mismo recipiente. La basura que se genera es trasportada a un sistema de relleno sanitario o un vertedero. El sistema de relleno sanitario es el único mecanismo para la disposición final de basura que existe en Puerto Rico. En Puerto Rico hay 29 sistemas de relleno sanitario (SRS) que reciben los desperdicios domésticos. Los SRS tienen un término de vida útil para recibir la basura que diariamente los ciudadanos generan. Su vida útil depende del volumen de basura que recibe y de su impacto ambiental. Algunos SRS están alcanzando su máximo de vida útil, por esto es necesario reducir la cantidad de desperdicios domésticos. Debido a las limitaciones geográficas y la variedad de recursos naturales en Puerto Rico no se recomienda el establecimiento de nuevos SRS. Estas limitaciones geográficas forjan las herramientas y reglamentos a utilizar para el manejo adecuado de los desperdicios sólidos en Puerto Rico.

El Reglamento para la Reducción, Reutilización y Reciclaje de los Desperdicios Sólidos en Puerto Rico y la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) establecen que la jerarquía para el manejo de los residuos sólidos es la siguiente: (i) reducir, (ii) reusar, (iii) reciclar, composta (iv) plantas de conversión de basura a energía, y (v) disposición final en sistemas de relleno sanitario (SRS). La ejecución de estas estrategias  permite obtener una mejor calidad de vida, cuidar de nuestros recursos naturales y maximizar la vida útil de los sistemas de relleno sanitario. Estas estrategias van dirigidas a disminuir la cantidad de basura generada diariamente.

¿Cómo comenzar a manejar adecuadamente los desperdicios  generados en el hogar o trabajo? Simple, según establece el Reglamento, a través de la reducción. La reducción como estrategia para el manejo de los desperdicios sólidos se refiere a comprar sabiamente y sólo lo necesario evitando la generación de basura. Al momento de adquirir un producto selecciona los de menor empaque y altamente reciclables. También, considera la compra de tamaños grandes en los productos del hogar, ya que tienen menos empaque por unidad de producto. Luego de haber comprado sabiamente y sólo lo necesario, reúsa. A través del reúso extendemos la vida de un producto, disminuyendo la necesidad de comprar o adquirir otro. Algunas recomendaciones para comenzar a reusar es utilizar tazas, platos y utensilios lavables. Además, puede mantener y reparar los productos, alquilar o compartir artículos, regalar o vender enceres y ropa que no utiliza, entre otras. La reducción y el reúso son prácticas que evitan la generación de residuos sólidos y disminuye el impacto negativo en el ambiente.

Por otra parte, el reciclaje evita que un producto utilizado se convierta en basura. El proceso de reciclaje consiste en recuperar los  materiales reciclables con el propósito de utilizarlos como materia prima en la fabricación de un producto nuevo diferente o igual al inicial. El reciclaje disminuye la cantidad de basura que llega a nuestros sistemas de relleno sanitario, alargando la vida útil de éstos. Algunos materiales reciclables son vidrio, metal, plástico, papel y cartón. Al reciclar se conservan los recursos naturales, se maximiza la vida útil de los SRS y se reducen los costos de disposición. La mayoría de los productos que consumimos son altamente reciclables, pero éstos dependen de un mercado para su recuperación. El mercado existente establece los materiales reciclables que se pueden recuperar. La calidad del producto y la capacidad de recuperación del material son los indicadores para la creación de un mercado.

También se considera el compostaje como reciclaje. La composta se produce de la recuperación de materia orgánica de los desperdicios sólidos y se transforma en un material benéfico para el ambiente. Ésta se puede utilizar en la agricultura y jardinería. Por último, está la conversión de basura a energía y los SRS como estrategias para el manejo de los desperdicios sólidos. Estas estrategias a diferencia  de la reducción, el reúso y el reciclaje, que van dirigidas a disminuir la cantidad de basura generada, ofrecen una alternativa para la disposición final de los desechos. La EPA establece que el desecho que no se puede evitar o reciclar puede ser incinerado o trasladado a un vertedero conforme a las regulaciones apropiadas.

La reducción, el reúso y el reciclaje son las herramientas claves para minimizar la generación de desperdicios sólidos en Puerto Rico. En la actualidad la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) no tan sólo fomenta la reducción y reúso si no que se dirige a la recuperación de material mixto de casa en casa para incentivar el reciclaje. A través de la recuperación de material reciclable mixto de casa en casa se colocan todos los materiales reciclables -papel, plástico, vidrio y aluminio- en un mismo recipiente, simplificando el proceso de recolección y facilitando el proceso a los participantes. La recuperación de material reciclable mixto provee medidas costos eficientes para el acarreo y mantiene la integridad y calidad de los materiales recuperados ampliando la gama de mercados.

El manejo de los desperdicios sólidos es responsabilidad de todos los ciudadanos, desde el que lo produce hasta el que lo consume. Al comprar sabiamente, al reutilizar los productos y al reciclar se evita la generación de basura y se maximiza la vida útil de los SRS. Hay que comenzar actuar consciente de los efectos negativos al no disponer adecuadamente de los desechos que se generan en el hogar, trabajo, escuela y otros lugares. Existen programas municipales de reciclaje donde los ciudadanos se pueden comunicar para comenzar a reciclar en su hogar o comunidad. La calidad de vida y la reducción del impacto negativo en nuestros recursos está en el comenzar a reducir, reusar y reciclar.

La autora es directora de la Oficina de Comunicaciones de la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS).

El Comité de Basura Cero de Barceloneta en campaña educativa por el reciclaje.


About the Author:

Marielisa Ortiz Berríos
Marielisa fundó Atabey en el año 2010. Actualmente edita su blog Mamá Educa. Además, es comunicadora y periodista independiente. Es vegetariana, amante de la naturaleza y del café. Le apasiona cantar, tocar guitarra y cultivar su vida espiritual. Actualmente se dedica de lleno a su familia (esposo y tres hijos), a la educación en el hogar y a sus emprendimientos digitales.