Puertorriqueños opuestos al gasoducto dispuestos a hacer desobediencia civil

By |2011-05-02T11:29:22+00:0001/05/2011|

En la marcha participaron miles de personas de toda la Isla en repudio al gasoducto. (fotos por Marielisa Ortiz Berríos)

MIRA EL VÍDEO

La lluvia no amilanó el deseo de lucha de miles de puertorriqueños que se dieron cita el domingo, 1 de mayo de 2011 en horas de la mañana en el pueblo de Adjuntas en repudio al gasoducto del norte. Desde Peñuelas, Fajardo, Ponce, Bayamón, Barceloneta, Utuado, Vieques y otros pueblos llegaron para decir no al tubo que propone construir la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), para suplir de gas natural.

Puertorriqueños decididos y dispuestos a hacer desobediencia civil para defender sus derechos se manifestaron en las calles del pueblo del gigante dormido, Adjuntas. Pancartas, cruza calles, disfraces, recordatorios, banderines, entre otros, llevaban el mensaje de no al gasoducto, descrito por el Gobierno como la “Vía Verde”.

El ingeniero Alexis Massol González y su hijo, el doctor Arturo Massol Deyá conversan sobre la logística de la marcha.

“Esto es un éxito de un pueblo que ha dicho presente, por las voces de Casa Pueblo, por las voces sindicales, por las voces de las comunidades que han exigido y que han hecho una voz de alerta que hoy, hoy se consolida la oposición nacional al proyecto del gasoducto”, expresó el doctor Arturo Massol Deyá, portavoz de la Comisión Técnica y Científica de Casa Pueblo, organización que ha sido líder en la lucha en contra de esta propuesta del gobierno.

Hoy  se reafirma el derecho al trabajo [en referencia al Día Internacional de los Trabajadores], hoy le decimos que sí a las aguas, le decimos que sí a los bosques, le decimos que sí a la gente, sí al pueblo, trascendiendo barreras ideológicas, sectores religiosos, sociales, una sola voz, es la convocatoria de Casa Pueblo en el día de hoy en Adjuntas, donde miles de puertorriqueños están diciendo presente y exigiéndole al gobierno que no se tumbara ni un centavo más, que los vamos a detener”, recalcó Massol Deyá en altavoz mientras se realizaba la marcha.

Los participantes utilizaron mensajes muy originales respecto al gasoducto.

El público caminó hasta las instalaciones de Casa Pueblo, donde se realizó un acto protocolar y una afirmación del pueblo en repudio al gasoducto. Antes de dar inicio al acto, la profesora Tinti Deyá izó la bandera de Puerto Rico, mientras las personas entonaron el himno nacionalista.

Inmediatamente el ingeniero Alexis Massol González, director de Casa Pueblo, le preguntó al pueblo: “¿El gasoducto va o no va? ¿Va el gasoducto o no?”. A lo que el pueblo respondió con un firme no. Massol aprovechó para anunciar que el pasado 22 de abril la organización sin fines de lucro cumplió 31 años, por lo que felicitó a todas las personas que han trabajado por la edificación de la casa.

Alexis Massol estuvo al frente de la marcha.

Los que se creen que Puerto Rico no tiene una reserva moral se equivocan, tenemos una gran reserva moral que hoy está aquí presente. Lo que pasa es que Puerto Rico tiene una reserva inmoral que no está aquí, está en Fortaleza, está en los partidos, está en el Capitolio, ésa es la reserva inmoral”, manifestó Massol González, recibiendo la aprobación del público.

El ingeniero expresó que esperaban la llegada del congresista Luis Gutiérrez. La actividad finalizaría con un evento musical con El Topo, Roy Brown, Haciendo Punto en otro Son, entre otros artistas invitados.

En la próxima edición de la Revista Atabey, a publicarse el 15 de mayo, incluiremos un artículo más amplio sobre lo acontecido en Adjuntas.

Parte de la multitud que se congregó en el pueblo de Adjuntas.

El director de Casa Pueblo se dirigió a los presentes en la tarima frente a las instalaciones de la organización.

About the Author:

Marielisa Ortiz Berríos
Marielisa fundó Atabey en el año 2010. Actualmente edita su blog Mamá Educa. Además, es comunicadora y periodista independiente. Es vegetariana, amante de la naturaleza y del café. Le apasiona cantar, tocar guitarra y cultivar su vida espiritual. Actualmente se dedica de lleno a su familia (esposo y tres hijos), a la educación en el hogar y a sus emprendimientos digitales.