Voluntarios trabajan en la restauración y limpieza de islote La Esperanza

By |2012-11-11T22:15:38+00:0011/11/2012|

Un grupo de voluntarios trabajó en la siembra de varias especies en el Islote La Esperanza. (suministradas)

El Programa del Estuario de la Bahía de San Juan (PEBSJ) y un grupo de voluntarios recogieron en días recientes 850 libras de basura del Islote la Esperanza de Cataño, además de sembrar árboles y muestrear la calidad de agua. Esto con el objetivo de frenar la creciente erosión y la degradación de ese importante espacio ambiental de la ciudad.

La labor de unos 30 voluntarios fue fundamental, pues la cantidad de basura que llega al Islote La Esperanza es exorbitante y hace falta colaboración para limpiarlo. El mes pasado, por ejemplo, el PEBSJ y sus voluntarios recogieron 900 libras de basura.

El Islote La Esperanza, además, se está fragmentando por la erosión costera. Los voluntarios sembraron cientos de icacos y de uvas playeras que conservan la corteza terrestre y previenen inundaciones. Además, sirven de hábitat para aves migratorias, entre otras especies. También mantienen el agua clara, ayudando a la reproducción de colonias de coral.

“El Islote es un síntoma de la erosión y la pérdida de hábitat en todo Puerto Rico por causa de las modificaciones que hemos hecho de los ríos y las quebradas, por el mal desarrollo de la ciudad”, explicó el doctor Javier Laureano, director del PEBSJ. “Con nuestros voluntarios, estamos trabajando para educar a la población y lograr cambios”.

La actividad está auspiciada por el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales, la Agencia de Protección Ambiental federal, el Banco Popular de Puerto Rico y Crowley.

El Estuario, zona de encuentro entre el mar, los ríos y las quebradas, se extiende desde Loíza hasta Toa Baja, convirtiendo al área metropolitana en una “ciudad de las aguas”. El ecosistema más importante de la zona ayuda a la seguridad costera, al abasto de alimentos y al desarrollo económico del País.

Sin embargo, mantener la costa limpia es un reto. Se trata de una situación adversa a las aves migratorias, por ejemplo, que mueren cada vez que comen pedazos de plástico creyendo que son pececitos. “Esto muestra cómo el arrojo de basura desde los cruceros  y en las carreteras, donde los desperdicios corren por los cuerpos de agua, terminan en la costa y afectan el hábitat”, añadió Laureano.

Los voluntarios también hicieron muestras de calidad de agua como parte de un proceso educativo en el que se enseña a los ciudadanos a usar el método científico. “Las ciencias no son exclusivas de las universidades, sino también del ciudadano para que pueda generar datos, entender el problema y levantar bandera en caso de emergencia que necesiten acción”, concluyó Laureano.

Los voluntarios también recogieron 850 libras de basura.

About the Author:

Marielisa Ortiz Berríos
Marielisa fundó Atabey en el año 2010. Actualmente edita su blog Mamá Educa. Además, es comunicadora y periodista independiente. Es vegetariana, amante de la naturaleza y del café. Le apasiona cantar, tocar guitarra y cultivar su vida espiritual. Actualmente se dedica de lleno a su familia (esposo y tres hijos), a la educación en el hogar y a sus emprendimientos digitales.