Agencias ambientales se unen en La Hora del Planeta

By |2015-03-31T17:27:16+00:0031/03/2015|

El edificio de agencias ambientales Cruz A. Matos, en el sector El Cinco, en Río Piedras, quedó totalmente a oscuras el pasado sábado por motivo de la participación del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), la Junta de Calidad Ambiental (JCA) y la Autoridad de Desperdicios Sólidos (ADS) en la iniciativa La Hora del Planeta.

La Hora del Planeta es un evento mundial promovido por el Fondo Mundial para la Naturaleza, que se celebra el último sábado de marzo de cada año. A nivel de Puerto Rico, este año la Organización Pro Ambiente Sustentable (OPAS) y la Fundación Luis Muñoz Marín lideraron este esfuerzo.

La iniciativa consistió en una interrupción eléctrica voluntaria, por lo que se solicitó a los hogares y empresas que apagaran las luces y otros aparatos eléctricos durante una hora, de 8:30 p.m. a 9:30 p.m. En el año 2014, más de 162 países y siete mil ciudades participaron del evento.

La secretaria del DRNA, Carmen R. Guerrero Pérez, destacó la importancia de La Hora del Planeta como un momento simbólico que busca reforzar nuestro compromiso y responsabilidad con el medioambiente y nuestros recursos naturales.

“Este es un buen momento para reflexionar sobre la alta dependencia que tenemos en la energía eléctrica, producto de la quema de combustibles fósiles. Debemos promover un uso más eficiente de la energía en nuestro país con acciones sencillas como: apagar las luces y no dejar el acondicionador de aire encendido cuando no estamos en el lugar. El uso eficiente de la energía se traduce en una disminución de los gases de invernadero, que se ha comprobado inciden en la alteración del clima. Además, con esas acciones podemos contribuir a reducir la contaminación lumínica que afecta a la vida silvestre como a las tinglares, tortugas marinas en peligro de extinción cuya temporada de anidación entra ahora en su momento pico”, expresó la titular.

Por su parte, el presidente de la JCA, Weldin F. Ortiz Franco, agregó que: “Unirnos a La Hora del Planeta nos ayuda a entender que los esfuerzos que tomemos para proteger el medioambiente a nivel individual así como país, son parte de una gran gestión que involucra a ciudadanos de muchas nacionalidades y culturas y que todos tenemos un mismo fin: proteger al Planeta Tierra, conservar los recursos naturales y promover la sostenibilidad. Apagar las luces por una hora también nos permite reflexionar sobre nuestra necesidad de abandonar la dependencia en los combustibles fósiles. Puerto Rico es una isla que cuenta con el beneficio de la energía solar todo el año así como la energía de viento. A nivel familiar, podemos adquirir equipos solares como calentadores y paneles solares. En la Junta de Calidad Ambiental exhortamos a los puertorriqueños a tomar medidas de conservación tanto de energía como del recurso agua. No dejemos enseres encendidos si no es necesario, sustituyamos luminarias por las más eficientes, no dejemos la pluma corriendo, hagamos un uso sabio y eficiente del recurso agua”.

El director ejecutivo interino de la ADS, Aniano Rivera Torres, puntualizó que “esta acción persigue concientizar a nuestra sociedad sobre la urgencia de adoptar medidas de cara al cambio climático y las emisiones de contaminantes atmosféricos, así como ahorrar energía y disminuir la contaminación lumínica”.

La OPAS celebró un evento educativo de este tema de 7:00 p.m. a 10:00 pm.. en el Parque Doña Inés, de la Fundación Luis Muñoz Marín, en Trujillo Alto. Tuvo como oradores principales a Olga Ramos, del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del Servicio Forestal federal y a Jorge Gutiérrez, del Capítulo Estudiantil de la Sociedad de Ambiente Marino (CESAM) y Ecoexploratorio.

Además, hubo un acto artístico de teatro y música.

(Foto destacada por Wanda Vega)

About the Author:

Marielisa Ortiz Berríos
Marielisa fundó Atabey en el año 2010. Actualmente edita su blog Mamá Educa. Además, es comunicadora y periodista independiente. Es vegetariana, amante de la naturaleza y del café. Le apasiona cantar, tocar guitarra y cultivar su vida espiritual. Actualmente se dedica de lleno a su familia (esposo y tres hijos), a la educación en el hogar y a sus emprendimientos digitales.